El Senado, un trampolín político