El sindicalista de la CGT más cercano al Gobierno también pide que el aguinaldo no pague Ganancias

Es Gerardo Martínez, de la Construcción; afirmó que "no estaría mal" que Cristina anuncie mañana un cambio en el impuesto más resistido por el gremialismo
(0)
24 de noviembre de 2014  • 11:53

El secretario general de la UOCRA, Gerardo Martínez, afirmó hoy que "no estaría mal" que mañana la presidenta Cristina Kirchner anuncie la excepción del pago del Impuesto a las Ganancias al medio aguinaldo y recordó que este reclamo está vinculado a que, desde el ámbito gremial, "preocupa la inflación".

Martínez destacó que "el Gobierno hace lo imposible para bajar la inflación", aunque "todavía los resultados no llegan", y dijo esperar que mañana, en el marco de la convención de la Cámara Argentina de la Construcción (CAC), la mandataria anuncie medidas en materia de Ganancias, en principio exceptuando al medio aguinaldo.

El sindicalista admitió, en diálogo con radio América, "no tener información" sobre posibles medidas que podría anunciar en ese sentido el Gobierno, aunque consideró que "no estaría mal que esto suceda" en lo que respecta al pago de Ganancias por parte de los asalariados.

"No es una situación antojadiza, ya que es un reclamo justo", señaló.

Pese a no contar aún con la confirmación de la audiencia que pidió el titular de la CGT oficialista, Antonio Caló, Martínez reconoció que el sector gremial presenta "muchas preocupaciones y hablar con la Presidenta es muy importante".

"El sindicalismo pretende seguir manteniendo el modelo de desarrollo, de producción y de inserción social, aunque nos preocupa la inflación, que licúa nuestra capacidad de poder adquisitivo", indicó.

Según el titular de la UOCRA, "también nos preocupa (el Impuesto a las) Ganancias, que vemos que se tendría que modificar. Entendemos que los salarios no tendrían que pagar impuestos y pretendemos que, por lo menos, el aguinaldo no se vea sujeto al (pago del) Impuesto a las Ganancias", dijo.

Martínez también anticipó "nubarrones" en la políticas de precios y aseguró que "lo que genera la situación inflacionaria, que no baja, es una preocupación ya que se licúa nuestro poder adquisitivo y, además, en tres o cuatro meses nuevamente habrá que negociar paritarias nacionales".

"Si no bajamos la inflación, es una situación de riesgo y es el colesterol malo para el programa y las políticas adoptadas en los últimos diez años: estos son los temas que queremos hablar con la presidenta", explicó.

Para el gremialista, "lo peor que podemos hacer es quedarnos con los brazos cruzados: si el Gobierno solo pretende hacerlo y no es acompañado por los que son formadores de precios, sin terminar con aquellos que juegan a la especulación, va a ser difícil resolverlo".

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.