El socio de Boudou dejó un escrito y no respondió preguntas del juez

Núñez Carmona se presentó ante Lijo y rechazó las acusaciones; en un texto breve dijo que quiere ampliar su declaración más adelante, ya que necesita tiempo para analizar el expediente
Hernán Cappiello
(0)
25 de junio de 2014  

Con algunos kilos más que cuando se paseaba en Mar del Plata, de sobretodo azul, bufanda al tono y algo huraño, José María Núñez Carmona, socio del vicepresidente Amado Boudou, negó ayer ante la Justicia tener algo que ver con la apropiación de la imprenta Ciccone, se negó a contestar preguntas y mediante un escrito pidió ampliar más adelante su declaración.

Ayer, a las 10.40, llegó hasta la mesa de entradas del juzgado federal de Ariel Lijo, en el tercer piso de los tribunales de Comodoro Py 2002. Había entrado por una puerta lateral del edificio, acompañado de sus abogados Ramiro y Darío Rubinska. En el despacho, lo sentaron frente al escritorio donde estaba el secretario que tomaba nota, mientras a su espalda se pararon el fiscal Jorge Di Lello, su secretaria Juliana Márquez y los abogados defensores.

Allí se mostró serio en todo momento , según describió a LA NACION una fuente que ingresó a la audiencia. Se le pidió que confirmara su identidad y se le leyeron la acusación y las pruebas en su contra, que abarcan unas diez carillas del expediente de la causa que ya reúne 30 cuerpos de 200 hojas cada uno.

Núñez Carmona sólo dijo que negaba todos los cargos, según dejó constancia en el acta, y agregó que se remitía al escrito que en ese momento dejaba para acompañar su declaración. Se trata de una carilla y algo más donde señala que sus nuevos abogados, que reemplazaron a sus antiguos defensores, que eran los mismos que defendían a Amado Boudou, tuvieron apenas un día hábil para ver la causa.

Es que Diego Pirota, el abogado del vicepresidente en la causa, renunció a defender a Núñez Carmona porque alegó que las estrategias de ambos eran incompatibles.

Derecho de defensa

En su escrito, firmado de puño y letra por Núñez Carmona y sus nuevos defensores, señala que si bien está sometido a esta investigación desde el principio, no significa que conozca la documentación ni que esté en capacidad de hacer un análisis jurídico de los hechos que se le imputan.

"Encuentro condicionado mi derecho de defensa", escribió Núñez Carmona, y argumentó que por eso se veía "obligado" a no declarar ni responder preguntas. Dijo que su presencia ayer en tribunales buscaba evitar "cualquier especulación sobre su genuina vocación" de someterse a la citación de Ariel Lijo.

Además, el socio de Boudou manifestó que una vez que sus abogados hayan leído el expediente, pedirá que se le amplíe su declaración para "dar las explicaciones que el tribunal considere oportunas".

El trámite le llevó al acusado pocos minutos. A las 11.30, salió del juzgado junto a sus abogados.

"Mis abogados no pudieron leer todo", explicó brevemente Núñez Carmona a la prensa al dejar el edificio de Comodoro Py 2002.

Núñez Carmona cumplió con el trámite de la declaración indagatoria y dejó a Lijo en condiciones de resolver su situación procesal y la de los otros acusados, incluido Boudou, más allá de la ampliación que dijo que quería realizar. Sólo resta saber si mañana se presentará o no Guido Forcieri, el último de los indagados por Lijo .

Núñez Carmona está acusado en el caso de ser "el otro yo" de Boudou. De realizar todo lo que el vicepresidente no podía haber hecho por su condición de funcionario: intervenir en nombre de Boudou negociaciones para quedarse con el 70% de las acciones de Ciccone Calcográfica, conseguir capitalistas que pongan dinero para evitar su quiebra, manejar las negociaciones para conseguir un plan de pagos conveniente y conseguir un testaferro que figure como dueño de la firma.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.