Mercados. El temor argentino se expandió en el mundo