El tiempo juega en contra de la causa