El tipo de cambio se mantiene por ahora

Descartan más modificaciones
(0)
23 de enero de 2002  

Hasta tanto el Gobierno no tenga en claro cuánto dinero deberá requerir de organismos internacionales para acomodar el tremendo desbalance del sistema financiero y cómo se recompondrá el sistema crediticio, Economía no piensa modificar las paridades que hoy rigen para saldar las deudas. Como se sabe, es de US$ 1 = $ 1, en el caso de las deudas no mayores a 100.000 y de US$ 1 = $ 1,40 para las que superan ese monto.

En tanto, sobre la flexibilización del corralito financiero, descartan que haya nuevas medidas. "Todo se mantendrá por un tiempo prudencial con los topes anunciados la semana última. Ahora hay que ver si se consigue asistencia financiera", dijo un colaborador del ministro.

Lo único cierto por estas horas que tiene el equipo económico es que se pesificará por completo la economía y que se va hacia un sistema de flotación del dólar.

Por eso, si bien los colaboradores del ministro Jorge Remes Lenicov sostienen que la paridad de las deudas se mantiene, también es cierto que se está analizando la creación de un índice que determinará la tasa que se aplicará para equiparar los depósitos que la población confió a los bancos.

Ayer, sobre este tema, el titular de Economía debatió con el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Enrique Iglesias, uno de los "expertos" que asesorarán al Gobierno en su intento por encontrar el mejor camino para salir de la terrible crisis que soporta el país. En la reunión también participaron el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y legisladores.

La opción de pesificar todo a 1 a 1 beneficiaría a quienes hoy deben pagar sus deudas al cambio oficial de $ 1,40, los "no pesificados", como es el caso de los créditos prendarios superiores a los 15.000 dólares y los hipotecarios de más de US$ 100.000.

No sería positivo para quienes dejaron sus dólares en los bancos, pues en el mercado el dólar hoy cotiza casi el doble. De allí que el Gobierno en pleno se comprometió a buscar un mecanismo de compensación, al estilo de la Unidad de Fomento que tiene Chile, y que podría resultar de la devaluación que tuvo el peso y de la inflación.

Si, en cambio, se pesifica a la paridad US$ 1 = $ 1,40 sería un golpe para los deudores y para quienes ahora pagan 1 a 1, pero una mejora para los ahorristas.

Ayer, durante la mañana, el equipo económico en pleno se reunió para tratar los temas que ya son una constante: dar señales claras de cuál es el rumbo económico elegido, ante el próximo encuentro que Remes Lenicov tendrá en Washington con las autoridades del FMI.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?