El transporte se paralizó en la ciudad, pero hubo comercios abiertos

En el interior, el paro tuvo una alta adhesión, sobre todo en las escuelas
Alan Soria Guadalupe
(0)
26 de junio de 2018  

El paro nacional de ayer dejó vacías las estaciones Retiro y Constitución, borró de un plumazo los colectivos de las calles, obligó a algunos negocios a permanecer cerrados y mostró algunas ciudades del interior cerca de una parálisis total. Pero la actividad no fue nula. Aunque la caída de la actividad se siente en los locales, un buen número de comerciantes fue a trabajar igual, incluso frente al riesgo de sufrir amenazas.

El taxista Fernando Brizuela se subió a su vehículo a las 6 de la mañana, pero a las 11 decidió volverse a su casa. Lo que le quedaba de nafta le alcanzaba para ir desde Retiro hasta Quilmes, donde vive. Minutos antes de conversar con la nacion le rechazó a un pasajero un viaje de unos $500. Como las estaciones de servicio estuvieron cerradas, si aceptaba ese viaje no volvía a su casa.

"No llego. ¿A vos te parece que tenga que decirle que no a un viaje de $500? ¿Al final a quién beneficia el paro?", dijo.

Antes de emprender el regreso a casa y calificar al día de "perdido" pese a que durante las primeras horas de la mañana hubo mucha actividad debido a la falta de transporte público, Brizuela recordó los aprietes que suele recibir durante los paros por parte de los taxistas que adhieren a la medida.

"Estoy esperando que me vengan a decir algo para agarrarlos a trompadas. No puedo quedarme sin trabajar, quizás ellos sí", sostuvo.

La experiencia a la que se refirió el taxista tuvo su correlato ayer en algunos comercios, que denunciaron haber recibido amenazas si abrían las puertas. "Me dijeron que iban a romper todo", dijo ayer al canal TN Jorge Munua, dueño de una cadena de supermercados del oeste bonaerense.

Pese a ello, no hubo una adhesión total de los comercios. En cambio, sí se vio una diferencia clara entre las zonas más cercanas al sur de la ciudad, donde la parálisis fue casi total, y las del norte, donde hubo más actividad. La disparidad en la adhesión de los comercios se replicó en el interior.

La regalería donde atiende Ezequiel Clerie se veía a lo lejos como un punto multicolor rodeado de persianas grises. El local es uno de los tantos que rodean la estación Constitución, cuya inusual tranquilidad describió un lunes atípico.

La tienda nunca cierra y Clerie pone énfasis en aclararlo. No había otra alternativa que ir a trabajar. Desde Guernica llegó el domingo a las 20, antes de que empezara el paro y que se suspendiera el transporte. Su turno debió haber terminado en la madrugada de ayer, pero cerca de las 10 de la mañana seguía atendiendo y así dijo que lo haría hasta las 4 de hoy, cuando pueda tomarse el tren otra vez. Su jornada laboral será de 32 horas de corrido. Como todos los comerciantes consultados, Clerie también señala la fuerte caída en las ventas. A las 10 todavía no había atendido a un solo cliente.

Lo mismo le sucedió a otro de los negocios de los alrededores, un local de venta de zapatillas deportivas. Darío y Carlos estaban apoyados en la puerta con los brazos cruzados. "Hace falta cuidar el trabajo, por eso estamos acá", dijeron.

Para Darío, la "debilidad" del Sindicato de Empleados de Comercio es la culpable de que haya habido negocios abiertos. "El sindicato no apoya a los que trabajamos. Cualquier comerciante hubiera parado hoy, pero si no venís, te descuentan el día", sostuvo.

Los dos fueron en sus propios autos a trabajar. No ocurrió lo mismo con Brian, que atiende en un quiosco sobre Corrientes al 700. Su jefe lo llevó en su auto, pero la incógnita ahora es cómo volver a su casa, en Lanús. "Me gusta caminar", bromeó.

Como en la ciudad, la actividad comercial fue baja en el interior, donde el freno de la actividad diaria también se sintió con fuerza.

En Santa Fe, Córdoba y Tucumán, el paro tuvo una adhesión alta, afectando no solo al transporte, sino también a la educación pública y los establecimientos estatales. En Mendoza, la medida se hizo sentir, aunque las escuelas funcionaron con normalidad. En La Plata también impactó la protesta, pero hubo comercios abiertos.

En el interior también hubo movilizaciones contra la política económica del Gobierno, pero hubo casos en los que también se cuestionó a la CGT, impulsora de la medida. En Santa Cruz, por ejemplo, hubo dos actos simultáneos en los que quedó expuesto el malestar general con el gobierno nacional y con el provincial, pero también con la central obrera.

Uber y Cabify, dos opciones para sortear el paro

El servicio de viajes en autos particulares Uber y Cabify fue la principal alternativa elegida por las personas que necesitaron trasladarse en el área metropolitana de Buenos Aires ante la falta de transporte público por el paro nacional. En el caso de Uber, la empresa indicó que se triplicó la cantidad de descargas de la aplicación móvil para realizar un viaje. Durante la mañana de ayer, los precios se incrementaron en virtud de la mayor demanda; luego se estabilizaron con el avance del día. A su vez, Cabify, otro de los servicios de pedido de viajes desde una aplicación móvil, también estuvo disponible durante el paro nacional. Con 500 mil usuarios que descargaron la aplicación, la compañía española registró ayer un incremento del 40% en los viajes del lunes.

Con la colaboración de los corresponsales

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.