El fotógrafo de la Casa Rosada, ante el desafío de la ausencia de Cristina