El vicepresidente piensa en 2009