El vicepresidente prefirió los autos y mantiene el silencio