El vicepresidente quiso mostrar que no se dejará presionar