El vínculo con la CGT abre oportunidades y riesgos para el FR