Ecos de la controvertida medida. Eliaschev: “El Gobierno reclama sometimiento”