El análisis. Empate sistemático que sólo festeja el Gobierno