En Brasil esperan más precisiones