En EE.UU. reclaman "reglas claras"

Empresarios y analistas predicen que, así, habrá inversión y crecerá la economía
(0)
25 de enero de 2002  

NUEVA YORK.- Ya pasada la peor parte de la tormenta en la Argentina -eso se cree aquí, al menos-, lo que las compañías norteamericanas aguardan con ansiedad ahora son reglas claras y sostenidas por parte del gobierno del presidente Eduardo Duhalde.

"Estamos desesperados por que se mueva cuanto antes en asuntos como la definición del presupuesto, el establecimiento de reglas claras para el sector bancario y la independencia del Banco Central", señaló a LA NACION Alan Stoga, presidente del Council of the Americas, la prestigiosa organización de negocios que fomenta el intercambio comercial entre América latina y Estados Unidos.

La crisis en la Argentina ha sido de tal magnitud que el consejo decidió crear un grupo de acción especial a través del cual canalizar el diálogo entre las empresas norteamericanas con inversiones en nuestro país y la administración Duhalde. Unas 24 grandes compañías (que requirieron el anonimato pero tienen intereses en los sectores bancario, de energía, alimentos, agricultura, manufactura, servicios y consultoría, entre otros) se han incorporado hasta ahora al grupo, que se reunió por primera vez el último 18.

"Esta ha sido una crisis cualitativamente diferente de todas las que hemos visto antes", señaló Stoga en su elegante despacho sobre Park Avenue. "Es una crisis económica con profundas raíces políticas. Requiere que entre todos, empresas y gobiernos, encontremos soluciones positivas para todos", añadió.

Hasta el momento, según Stoga, ninguna de las empresas con las que ha tratado expresó su deseo de irse de la Argentina. "Creen que habrá grandes oportunidades de negocios allí una vez que se restablezca el sistema de pagos, que las compañías vuelvan a tener acceso a sus materias primas y a sus proveedores y comiencen a otorgar créditos para exportar", dijo Stoga.

Mientras tanto, el Council of the Americas realizó ayer una mesa redonda sobre la Argentina, a la que asistieron numerosos representantes de bancos de inversión, de estudios de abogados, empresarios y académicos. Moderados por la vicepresidenta del consejo, Susan Kaufman Purcell, participaron del debate Ernest "Chip" Brown, jefe de Investigación Económica de Santander Investment Securities; Walter Molano, socio y jefe de Investigación de BCP Securities; Riordan Roett, director del programa Hemisferio Occidental de la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados de la Universidad Johns Hopkins; Pedro Lacoste, presidente de la consultora porteña Lacoste y Asociados, y Enrique Zuleta Puceiro, presidente de la firma Ibope en Buenos Aires.

En un jugoso intercambio que increíblemente dejó una sensación optimista sobre el futuro de la Argentina, los panelistas debatieron sobre las causas de la crisis, las políticas implementadas por Duhalde y qué escenarios se pueden esperar. Mientras Zuleta Puceiro depositó parte de la culpa en el sistema presidencial, Molano criticó también el papel jugado por Estados Unidos y los organismos financieros internacionales, que utilizaron a la Argentina "como un gigantesco laboratorio para sus experimentos".

En tanto, Lacoste indicó que la Argentina no se podrá poner en marcha hasta que no se establezca una "economía con sentido común". Los elementos clave, dijo, son: tipo de cambio flotante, banco central independiente, un presupuesto creíble, un programa social masivo, un sistema judicial confiable y gran ayuda internacional.

Curiosamente, ante la pregunta de Kaufman Purcell si se podía esperar una recuperación rápida de nuestro país, todos los panelistas coincidieron en que si el Gobierno establece reglas claras es probable que la Argentina -que se volvió "barata" tras la devaluación- despegue en poco tiempo. "Los inversores empezarán a comprar activos allí muy rápidamente", pronosticó Brown, mientras que Molano resaltó la infraestructura que tiene el país ahora para crecer tras cuatro años de recesión: "La Argentina tiene todos los ingredientes estructurales para el crecimiento a través del sector exportador. Cuando se estabilice la situación, veremos una revolución exportadora", pronosticó.

Quizás el indicador más elocuente de este optimismo a mediano plazo fue el comentario que hizo a LA NACION en la recepción posterior al debate un inversor estadounidense que pidió no publicar su nombre. "Siempre una gran crisis representa un momento de oportunidades. Y eso es lo que estamos buscando con mi empresa", afirmó.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?