En el articulado están los riesgos

Alieto Aldo Guadagni
(0)
23 de diciembre de 2014  

El Poder Ejecutivo presentó al Congreso Nacional el recientemente suscripto "Convenio de cooperación en materia económica y de inversiones con la República Popular China". Este convenio había sido firmado por ambos gobiernos el 18 de julio y ahora se requiere urgentemente la aprobación del Congreso.

El propósito de este convenio es loable, ya que en su artículo 1° se expresa como finalidad el "fortalecimiento de los vínculos comerciales y de inversiones de empresas públicas y privadas de ambos países, a fin de sostener el crecimiento económico?".

Pero a pesar de tan meritorio propósito no será conveniente para nuestro país aprobar este convenio tal como fue acordado. Este convenio no es bueno, por lo que establece claramente y sin ambigüedades el artículo 5°, cuando se considera la muy importante cuestión de "Cooperación en infraestructura". Este artículo es muy inconveniente, ya que establece que "las adquisiciones en el marco del proyecto de sector público argentino cuya ejecución se enmarca dentro del alcance del plan integrado podrán efectuarse a través de adquisición directa, siempre que estén sujetas a financiamiento comercial de la parte china".

Es cierto que este artículo 5 también expresa que "la adjudicación se realice en condiciones ventajosas de calidad y precio", pero esto no alcanza, ya que para estar seguros de que estas condiciones sean "ventajosas en calidad y precio" no hay mejor instrumento que las licitaciones públicas abiertas y competitivas.

La experiencia mundial de créditos atados es siempre la misma: las ventajas del financiamiento blando a largo plazo y bajo interés son muchas veces anuladas por baja calidad del suministro, precios excesivos o comisiones excesivas a los intermediarios en estos negocios poco transparentes.

Bienvenido el acuerdo con China, pero con licitaciones claras. No se puede hipotecar a las futuras generaciones, que son las que deberán afrontar los eventuales sobreprecios.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.