En el Congreso niegan tener archivos sobre la represión

Desmienten así palabras de Nicolaides
(0)
16 de abril de 2005  

La Cámara de Diputados rechazó ayer que hubiera en este cuerpo algún tipo de publicación referida a "manuales de operaciones", utilizada durante la dictadura militar, tal como había afirmado el ex jefe del Ejército Cristino Nicolaides.

Según su abogado, Alejandro Zeverín, el Congreso aprobó en secreto en 1966 una serie de manuales de operaciones, los cuales tuvieron vigencia hasta 1997. Agregó que esos textos contemplaban "torturas de tercer grado, compulsión física, amenaza, chantaje, seguimiento físico, secuestros, raptos, terrorismo, desmanes, sabotaje y ejecuciones".

Empero, la Secretaría Parlamentaria de la Cámara baja ratificó ayer que "no se ha encontrado" en los archivos del cuerpo "ningún tipo de publicaciones, manuales o instructivos que pudieran estar referidos a operaciones o instrucciones para el accionar de las Fuerzas Armadas".

La autoridad parlamentaria indicó que tampoco se hallaron archivados registros sobre las supuestas sesiones secretas en las que las mentadas publicaciones podrían haber sido aprobadas.

Informe oficial

Así, la Cámara de Diputados se hizo eco del planteo realizado por los diputados nacionales Nilda Garré y Alejandro Filomeno, del Frepaso, quienes pidieron a la presidencia del cuerpo que aclarase si existía alguna copia del supuesto "manual de operaciones" de uso de las Fuerzas Armadas entre 1976 y 1983, al que se refirió Nicolaides ante la justicia de Corrientes.

"Los resultados de la búsqueda realizada en los archivos por la Secretaría Parlamentaria parecen desmentir lo declarado a los medios" por el ex jefe militar, según dice el informe distribuido en la Cámara.

Garré y Filomeno habían pedido al presidente de la Cámara, Eduardo Camaño (PJ-Buenos Aires), que aclarara la situación porque "el pueblo debe saber si existen los manuales de operaciones", según una nota que le enviaron para que iniciara una investigación.

Nicolaides concurrió el 8 del actual a una declaración indagatoria a que lo sometió, durante cinco horas, en los tribunales federales de Córdoba el juez correntino Carlos Soto Dávila, en la causa que se le sigue por la desaparición de personas, cuando se desempeñaba como titular de la VII Brigada de Infantería, en Corrientes.

Al finalizar esa audiencia, su abogado dijo que el militar, que se encuentra bajo arresto domiciliario, se declaró inocente y que aportó "los nombres de las publicaciones y el nombre de quien las hizo, que fue el Estado, a través del Instituto Geográfico Militar y el archivo donde están".

Contra Balza

Zeverín aclaró que los cerca de 30 manuales "nunca se hicieron públicos, porque fueron destruidos", por orden del entonces titular del Ejército y actual embajador en Colombia, Martín Balza. Añadió que Balza "los quemó, los incineró sin avisar a nadie" y que estuvieron vigentes hasta 1997, cuando el militar los derogó.

Pero Balza rechazó haber ordenado incinerar esos manuales y acusó a Nicolaides de ocultar información sobre "los verdaderos crímenes de lesa humanidad que se les imputan a muchos generales de la dictadura".

"Nunca los conocí. He conocido toda mi vida militar reglamentos para distintas circunstancias, para teatros de operaciones, pero que alguien diga, sólo un sicofante o un querulante podría decir que en el Ejército existían manuales para asesinar, para robar, para robar bebes, para torturar, para hacer desaparecer a miles y miles de personas. Eso me parece un disparate total y una ofensa hacia la sociedad y hacia el mismo Ejército", señaló Balza a Radio Universidad.

"Nunca he conocido nada que habilite a cometer, como se cometió en la dictadura sangrienta de los 70, crímenes de lesa humanidad, por lo cual muchos están imputados y uno de ellos es Nicolaides", señaló el actual embajador en Colombia.

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.