En el Gobierno guardan silencio