En el interior también se oyeron cacerolas

Hubo ataques a bancos en Rosario; la mayoría de las protestas fue pacífica
Hubo ataques a bancos en Rosario; la mayoría de las protestas fue pacífica
(0)
26 de enero de 2002  

Miles de personas participaban anoche de cacerolazos en ciudades del interior y en la costa atlántica.

En Rosario, la protesta de más de 4000 personas derivó en ataques contra sucursales del Banco Nación, del Banco Francés y del Bansud, donde rompieron vidrios y puertas.

Más de un millar de personas se concentró en el Monumento a la Bandera, el sitio emblemático de Rosario, para protestar contra las restricciones a la extracción de depósitos y reclamar la renuncia de los miembros de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Representantes locales de la CTA, de docentes universitarios y juventudes políticas se sumaron al cacerolazo en el monumento, que desde temprano fue custodiado por efectivos de Gendarmería Nacional.

En Mar del Plata, unos 10.000 pobladores y turistas protestaron en distintos puntos de la ciudad, con columnas importantes que avanzaron hacia la municipalidad desde el centro. Los manifestantes encendieron fogatas que impidieron el tránsito en la esquina céntrica de Córdoba y Colón. Los manifestantes, en su mayoría turistas, marcharon por la avenida Luro haciendo sonar sus cacerolas y entonando el Himno.

En La Plata, unas tres mil personas se reunieron en el centro, otros en Gonnet y City Bell y en dos zonas de acceso a la ciudad. Las multitudes siguieron manifestando pese a la lluvia. Las protestas se centralizaron frente a la Casa de Gobierno provincial, se cantó el Himno, hubo insultos pero no pasó a violencia.

En Junín, donde el miércoles último un cacerolazo terminó con un herido de bala y la casa de una diputada nacional incendiada, había anoche una manifestación pacífica de unas 1500 personas.

En Córdoba, la protesta comenzó con una concentración en la esquina de Vélez Sarsfield y boulevar San Juan, frente al shopping Patio Olmos, y en el residencial barrio Cerro de las Rosas. Cientos de personas se reunieron frente al shopping, una de las zonas más concurridas del centro de la ciudad, con el mismo reclamo que todos: el fin del corralito y la renovación de la Corte.

Desde Jujuy hasta la costa

En Jujuy hubo protestas en La Quiaca, en la capital provincial y en Humahuaca, donde hubo una suerte de cabildo abierto y el intendente local Marcos Medina (Alianza) respondió abiertamente las preguntas de los vecinos en forma pacífica.

En Mendoza, sin cortes de tránsito, unos 300 manifestantes se concentraron en Sarmiento y San Martín, mientras los automovilistas hacían sonar las bocinas.

También hubo cacerolazo en el centro de Salta. Allí confluyeron columnas de distintas zonas de la capital que recorrieron la plaza 9 de Julio. Además de carteles llevaban una gran banana (por la idea del país bananero). Participaron el CTA, el Polo Obrero, dirigentes del PO, Izquierda Unida, el Partido Comunista, la Cámara Inmobiliaria, organismos de derechos humanos y otras organizaciones.

También había anoche una multitud en Santa Rosa, la capital de La Pampa, golpeando cacerolas. Desde los distintos barrios se vieron pequeños grupos de personas que sin banderías políticas y con el solo ruido de pitos y cacerolas se fueron concentrando en la plaza céntrica.

El Chaco no estuvo ausente de la protesta. En Resistencia también redoblaron pacíficamente los reclamos.

En Pinamar, a las 21, la protesta se transformó en marcha. La caravana tenía más de tres cuadras. No había policía. Caminaron hasta la municipalidad. Se callaron las cacerolas y sonó el Himno. No hubo violencia y luego empezaron a dispersarse. Algunos volvieron a la rotonda de Bunge y Libertador, en el centro del balneario.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.