En el mundo prevén un 2009 complicado