En el PJ dicen que no avalarán más ajustes

Clara advertencia de los legisladores
(0)
10 de diciembre de 2001  

Cualquier nuevo ajuste del gasto público que el Gobierno intente realizar para cumplir con las metas reclamadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) deberá contar más que nunca con el apoyo del justicialismo. La oposición asume hoy el control del Congreso y sus principales referentes ya anunciaron que no avalarán más recortes de salarios, de jubilaciones o de prestaciones sociales.

Es cierto que lo mismo dijeron en todos los casos anteriores en que el gobierno de Fernando de la Rúa tomó decisiones de este tipo y luego ayudaron a que el Congreso transformara en ley esas iniciativas. La última vez, con la ley de déficit cero, hubiera sido imposible la aprobación sin el PJ, que colaboró con el quórum en Diputados y con votos en el Senado.

Pero desde la victoria electoral de octubre los justicialistas aseguraron que la actitud opositora en el Congreso será diferente.

Uno de los más firmes en marcar ese rumbo es el flamante titular de la Cámara de Diputados, el duhaldista Eduardo Camaño, que ayer advirtió: “No existe ningún tipo de oportunidad de tratar en el Congreso un nuevo ajuste en el presupuesto de cuatro mil millones de dólares, como trascendió que pide el FMI. Si éste es el planteo del ministro (por Domingo Cavallo), es un fracaso su intención”.

El proyecto de presupuesto 2002 todavía no ingresó en el Congreso, pese a que el Poder Ejecutivo convocó a un plazo de sesiones extraordinarias que comenzó el viernes y terminará poco antes de Navidad.

En funciones

Ante la eventualidad de que el proyecto sea remitido esta semana, Camaño tiene previsto conformar rápidamente la Comisión de Presupuesto y Hacienda, que debería analizarlo antes del tratamiento en el recinto. El pampeano Jorge Matzkin será el titular de esa comisión, con lo que el justicialismo se reserva la mayoría de integrantes para elaborar el dictamen definitivo.

En la conducción del bloque de diputados del PJ temen por los “recortes escondidos” que pueda incluir el Gobierno en el presupuesto, algo que Cavallo desmintió ayer totalmente.

Camaño y el titular de la bancada, el cordobés Humberto Roggero, repitieron ayer que “el recorte de gastos no tiene que caer otra vez en la gente”, un concepto que en público también compartió el jefe del bloque de senadores, el sanjuanino José Luis Gioja. “Para llegar a un acuerdo es necesario que se deje de recortar a las provincias, que están ahogadas”, indicó Gioja.

Otro de los legisladores más influyentes en el tema económico, el bonaerense Jorge Remes Lenicov, agregó que el tema central del acuerdo que pretende el Gobierno con la oposición será determinar de dónde se obtienen fondos para ser aplicados al desempleo y la construcción.

La posibilidad de tratar un nuevo ajuste también sería difícil para los radicales. El sector más crítico, con legisladores como Leopoldo Moreau (UCR-Buenos Aires), ya adelantó que no votarán un presupuesto con recortes tan significativos.

Los diputados más cercanos al Gobierno, como el jefe del bloque Horacio Pernasetti, prefieren no opinar sobre el tema y deslizan que será misión del Poder Ejecutivo acordar con el PJ un cronograma de gastos que pueda ser sancionado.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.