Documento. En el Vaticano buscan bajarle el tono a la polémica abierta con la Casa Rosada