En Jujuy no esperan sorpresas

El peronismo se impondría, según los sondeos, a una alianza que encabeza la UCR Kirchner envió a su esposa para apoyar al oficialismo, que hizo posible su triunfo en las nacionales El senador Gerardo Morales formó un frente que incluye a Cristina Guzmán
Jaime Rosemberg
(0)
14 de septiembre de 2003  

SAN SALVADOR DE JUJUY.- En una jornada en la que pondrá en juego buena parte de su capital político, el presidente Néstor Kirchner tiene un buen motivo para estar tranquilo: es que aquí casi nadie duda de que Eduardo Fellner, actual gobernador (del PJ) y uno de los mejores aliados del santacruceño en su difícil camino a la Casa Rosada, derrotará hoy al frente que encabeza el senador radical Gerardo Morales y se asegurará otros cuatro años en el poder

El gobernador transitó un camino casi sin sobresaltos hasta llegar a las elecciones de hoy. A mediados de año, ganó holgadamente las elecciones internas partidarias, a las que llegó con un caudal político considerable: haber colaborado activamente para el triunfo de Néstor Kirchner en las elecciones del 27 de abril, tanto en la provincia (dónde Kirchner derrotó por 20 puntos a Carlos Menem y a Adolfo Rodríguez Saá) como en el nivel nacional. El Presidente devolvió gentilezas: lo postuló para conducir el Comité de Acción Política del partido, desplazando así al consejo nacional del PJ que conducía Menem; nominó a uno de sus hombres, Horacio Macedo, como embajador en Bolivia, y le brindó total apoyo para su proyecto reeleccionista, sintetizado en la presencia de su esposa, la senadora Cristina Fernández, en el acto de cierre realizado el miércoles.

En el nivel interno, logró abrochar acuerdos con la mayoría del PJ, incluido el actual vicegobernador y candidato a diputado nacional Héctor Daza, histórico aliado de Kirchner en la provincia. Sólo quedó afuera un minoritario sector, encabezado por el ex gobernador Ricardo de Aparici, que agrupa a los "romeroadolfomenemistas", según la definición del ex mandatario provincial.

Ambiciones

Fellner no oculta sus deseos de llegar a la política nacional: su nombre se mencionó para integrar la Jefatura de Gabinete durante el gobierno de Eduardo Duhalde, y una candidatura a vicepresidente para 2007 no sería lejana a sus aspiraciones.

Seguro de su triunfo desde hace meses, el gobernador dosificó sus apariciones y sólo se involucró en la campaña durante las últimas semanas.

"La gente sabe que Fellner es un puente con la Casa Rosada, y que están atados al feliz destino que le depara al presidente Kirchner", comentó a LA NACION uno de los hombres que pasan más horas con el gobernador. Para hoy, el PJ espera un triunfo de entre 20 y 30 puntos.

Camino complicado

Su principal oponente, Gerardo Morales, tuvo un camino más sinuoso y complicado. Con un estilo hiperkinético y llano debió batallar contra el fantasma de una derrota por paliza desde que asumió la responsabilidad de ser, por tercera vez consecutiva, candidato a gobernador por una lista opositora al peronismo.

Morales impuso a su hombre, Raúl Jorge, como candidato a intendente de la capital, luego de una interna con el actual jefe comunal, Hugo Conde, cuya gestión critican hasta los radicales.

Tozudo, Morales recorrió varias veces la provincia en busca de los votos, logró acordar con el Movimiento Popular Jujeño, de Cristina Guzmán (lo que le valió críticas de sus propios correligionarios), e insistió, durante los últimos días, en la posibilidad de dar un batacazo en el que pocos creen.

A pesar de las críticas de la oposición, que pone el acento en la desastrosa situación de la salud y la educación en la provincia, los jujeños parecen preferir la continuidad de Fellner, que logró lo que parecía imposible: sanear económicamente la provincia, pagar a término los sueldos y terminar con la inestabilidad institucional endémica, que se devoró ocho gobernadores en nueve años.

Los principales indicadores

Desempleo: la desocupación en Jujuy llegó en 1999 al 17%, mientras que en 2003 se incrementó al 19,1 por ciento.

Empleados públicos: durante 1999, los empleados que trabajaron en dependencia del gobierno provincial llegaron a 27.000, mientras que este año la cifra subió a 29.000 agentes.

Deuda pública: en 1999, el endeudamiento de la provincia llegó a 387.000.000 pesos. En 2003, la deuda alcanzó a los 2.300.000.000.

Déficit fiscal: cuatro años atrás, el déficit fiscal en Jujuy alcanzaba los 97 millones de pesos, mientras que, según los datos de 2003, llega a los 55 millones de pesos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.