En la calle, dudas y pocas compras

En la gente predominó el malhumor
Evangelina Himitian
(0)
2 de diciembre de 2001  

Las nuevas medidas económicas ya tuvieron sus primeras repercusiones en el consumo.

En una gran cantidad de cajeros automáticos hubo faltante de dinero. Incluso, algunos bancos optaron por reducir a la mitad el monto máximo que se puede extraer. Pero no alcanzó. Hubo largas colas y caras de malhumor cuando el cajero no entregaba dinero.

Ayer, también los negocios de Buenos Aires empezaron a sentir las consecuencias de los anuncios. Durante una recorrida que realizó LA NACION por comercios porteños, los responsables de los locales insistieron en señalar dos conductas que se repitieron a lo largo del día: la gente gastó menos que de costumbre y una gran cantidad de clientes optó por el pago con tarjeta de débito. Modalidad hasta ayer poco habitual, según dijeron los comerciantes.

David Ordano es el responsable de la perfumería McDany, en el shopping Abasto. "Todo el día se vendió poco: bastante menos que otros sábados. Seguramente la gente está expectante y prefiere no gastar mucho hasta ver qué pasa", dijo.

Casi una novedad

El pago con tarjeta de débito fue casi una novedad para el local. "En general hasta ahora teníamos tres o cuatro compras por semana con tarjeta de débito. Hoy hubo un montón. Yo llegué hace una hora al local y ya pagaron así tres personas", comentó Ordano.

El clima entre quienes circulaban ayer por las calles del centro de Buenos Aires era de incertidumbre. "No me queda en claro cómo es el nuevo sistema. ¿Sólo puedo sacar 1000 pesos de cajero? ¿Y si necesito más? ¿Si tengo que pagar una deuda", preguntó Juan Alberto Ortiz, que acababa de salir del supermercado Coto de Gallo y Lavalle. "Pagué en efectivo, pero no sé si hice bien... Debería haber usado la tarjeta", se lamentó.

Cristina y Amadeo Díaz también hicieron compras en el supermercado. "Pasamos por el cajero y no había plata. Entonces pagamos con Visa Electrón. Fue la primera vez que la usamos", contó Amadeo.

Poco movimiento

En la casa de electrónicos Rodó, en Abasto, el panorama no era muy alentador. "Los sábados el local se llena. Pero hoy vino muy poca gente. Hubo poco movimiento y pocas ventas", protestó Ricardo Vega, responsable del local.

En The Atlethic Foot, las ventas no fueron mejores, informó el encargado, Marcelo Gatti: "Todavía el tema de la tarjeta de débito es muy reciente y casi no se usa".

En general, la mayoría de los comerciantes consideró que la gente no comprendió muy bien los alcances de las medidas y que, por eso, prefirió no gastar.

Aunque no todos vendieron menos. En London Tie, Jorgelina Ortega explicó que el local había trabajado bien. "Tuvimos un cliente que nos consultó por el 5 por ciento de descuento que van a tener las compras con tarjeta de débito. La verdad es que nosotros no sabíamos si se lo teníamos que descontar nosotros o si el banco se lo iba a devolver. Finalmente, terminó pagando en efectivo", dijo Ortega.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.