En la oposición hay tantas críticas como muestras de festejo