En lo que va del año, el Gobierno ya se peleó con 47 países

Las naciones víctimas de la "diplomacia del maltrato" representan el 65% de las exportaciones argentinas
Martín Dinatale
(0)
1 de septiembre de 2012  

La "diplomacia del maltrato" que lidera el Gobierno, como la califican diplomáticos locales y extranjeros, ya desató en el primer semestre del año un duro enfrentamiento con 47 países, que representan más del 65% del total de las exportaciones. No sólo esto: los efectos de estas peleas se reflejan en una disminución de las inversiones externas, el retaceo del crédito internacional y un aislamiento del país en el plano político.

Sin embargo, Cristina Kirchner pareció justificar esta política del conflicto permanente con el mundo el jueves pasado, cuando el BID le rechazó un crédito a la Argentina. "No vamos a ser empleados ni subordinados de nadie", dijo.

Las pruebas de esta estrategia de insubordinación al mundo quedaron a la vista hace tres meses, cuando 40 países presentaron sus quejas ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) por las trabas a las importaciones. El efecto inmediato se percibe en el plano económico. Según un informe de la consultora Desarrollo de Negocios Internacionales, que dirige Marcelo Elizondo, el total de exportaciones a los países en que la Argentina está enfrentada representa más del 65% de las exportaciones (US$ 55.481 millones).

Pero el conflicto no sólo es de índole comercial: además de la lista de países que se quejaron en la OMC, la Argentina potenció los enfrentamientos políticos y económicos con Gran Bretaña, España, Irán, Armenia, Uruguay, Paraguay, Italia, India, México, Brasil, China, Chile y Perú, entre otros países.

"El problema no es enfrentarse con el mundo, porque en la diplomacia todos los países tienen conflictos. Lo grave es aislarse del mundo", coincidieron ante LA NACION siete embajadores extranjeros consultados. La misma impresión existe entre muchos funcionarios de la Cancillería que no comparten la lógica de poder de Héctor Timerman.

Además de peleas comerciales, hay conflictos diplomáticos severos en lo político.

Al conflicto con Gran Bretaña por la disputa por Malvinas se suman otros ejemplos de fuerte tensión. España es otro caso paradigmático del resquebrajamiento de relaciones, tras la expropiación de YPF, y la relación con Uruguay también está muy deteriorada por el conflicto en la licitación del dragado en el canal Martín García.

Conflictos sin fronteras

Hay ejemplos de puja diplomática menos visibles: la India evidencia un creciente malestar porque la Argentina se niega a incluir los laboratorios de su país en la lista habilitada para importar medicamentos, a pesar de que Nueva Delhi le compra a Buenos Aires US$ 1800 millones al año y le vende US$ 600 millones.

Con Armenia se tensó el vínculo cuando Guillermo Moreno viajó a Azerbaiján y luego la Casa Rosada recibió al canciller de ese país, que está enfrentado con los armenios. Timerman tuvo que viajar esta semana a Ereván par recomponer esos lazos. Chile y Suiza están dialogando duramente con la Cancillería para poder establecer el llamado acuerdo de doble imposición tributaria que les niega la Argentina.

Brasil y México profundizaron el malestar con Buenos Aires por las trabas comerciales y acuerdos con automotrices no cumplidos. Los cortocircuitos surgidos con los gobiernos de Dilma Rousseff y Felipe Calderón así lo confirman.

Y en el caso de Italia, la situación es compleja: desde que Cristina Kirchner le negó al primer ministro Mario Monti una reunión bilateral en la cumbre del G-20 para hablar de la crisis energética de empresas de su país radicadas aquí, las relaciones están muy frías. Por cierto, no hay tanta frialdad como la que muestra la Argentina frente al nuevo gobierno asumido en Paraguay luego de la suspensión de ese país del Mercosur.

La "diplomacia del maltrato" no sólo afecta la balanza comercial de la Argentina sino que ya erosionó a la inversión extranjera directa (IED). El informe de Elizondo señala que "de los 30 principales emisores de IED en el mundo, la Argentina tiene conflictos con 22 países".

Elizondo aventuró que la tendencia en baja de las inversiones seguirá. Según datos de la Copal, entre 2007 y 2011, la Argentina pasó de ocupar el tercer lugar de receptor de inversiones extranjeras en América latina al sexto puesto. Hoy los inversores extranjeros prefieren ir a Brasil, México, Colombia, Chile y Perú.

Una muestra de esto lo dan los países que integran el Club de París, al que la Argentina adeuda más de US$ 6000 millones. Muchos de esos países, como Japón, no ofrecerán respaldo a sus empresas para invertir en la Argentina hasta que la Casa Rosada no salde su deuda.

Otro efecto negativo es el veto que dieron Estados Unidos, España y Alemania a un préstamo por U$S 60 millones solicitado al BID. El año que viene hay en la lista de espera nuevos reclamos de crédito del BID y también del Banco Mundial.

Desde el punto de vista político, la política del maltrato se vio reflejada este año en las escasas visitas oficiales que tuvo Cristina Kirchner: la agenda se limitó a la llegada del primer ministro de China, de seis cancilleres, una cumbre de la Unasur y una reunión del Mercosur.

"En política exterior, lo peor que puede suceder es definir la diplomacia en clave de opuestos y la Argentina debe procurar más socios, amigos y compañeros", sentenció a LA NACION el analista internacional Juan Gabriel Tokatlian. Pero esa no es la receta que sigue la Casa Rosada.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.