En Londres, Aníbal rechazó las acusaciones y soportó críticas

Asistió a un partido de hockey y fue insultado; también en el vuelo fue increpado por pasajeros
Luisa Corradini
(0)
22 de junio de 2016  

Video

LONDRES.- Aníbal Fernández está de buen humor: Argentina ganó 2-0 frente a Australia el tercer partido del Hockey Champions Trophy que se disputó ayer en el Queen Elizabeth Olympic Park, en las afueras de Londres. Mantiene el buen ánimo que ni siquiera el escrache sufrido en su vuelo a esta capital había conseguido alterar. Tranquilo y sonriente, Fernández había grabado con su celular a las personas que le asestaban insultos en pleno vuelo.

Al término del encuentro, el presidente de la Federación Argentina de Hockey y ex jefe de Gabinete apareció como por arte de magia, para beneplácito de algunos argentinos que habían ido especialmente a decirle lo que piensan de él.

"Me dijeron que estaba aquí. Lo estoy buscando. Quiero cantarle cuatro frescas", advirtió una atractiva joven de pelo largo y oscuro que, no bien lo vio, no se pudo contener.

-¿Usted es Aníbal Fernández?

-Sí.

-Debería tener vergüenza -le lanzó.

Impasible, el ex candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires y señalado en la causa del triple crimen aceptó dialogar con LA NACION. "Para que quede claro, este viaje a Londres no sólo estaba planeado de antemano. También tuve la precaución de notificar debidamente a los jueces que entienden en las dos causas que me conciernen: (Claudio) Bonadio y (María) Servini de Cubría. Ninguno puso objeción, de modo que, aprovechando que tengo que asistir a una reunión del comité director de la Federación Internacional de Hockey, estaré en Londres hasta el domingo. De paso asisto a la final del torneo y regreso ese mismo día", explicó.

-En otras palabras, no se escapó por temor a que Ibar Pérez Corradi lo involucre en el tráfico de efedrina y el triple crimen de General Rodríguez, una vez que lo extraditen?

-(Se ríe.) Yo no sé quién es ese individuo y, una vez más, no tengo absolutamente nada que ver con eso. Le recuerdo que yo no estoy inculpado en ese caso. Es más, anote esto: nunca nadie podrá probar nada porque jamás me quedé ni con un caramelo ni con un vuelto.

"Y en la causa que sigue Servini de Cubría, aunque seguramente a ella no le gustará, he contratado a dos de los mejores juristas argentinos, cuyos nombres no le voy a dar. Una vez más, ambos me dicen que, aunque tome algún tiempo, el caso se cerrará por falta de mérito", precisó.

Video

Cuando LA NACION le preguntó sobre José López, Fernández no quiso explayarse y remitió a lo que dijo Cristina Kirchner ("Alguien le dio ese dinero. Yo no fui", dijo la ex presidenta).

"Lo que dice Cristina es verdad. Como ya dije, en esto no tienen valor ni la pertenencia ni el color político. Se trata de hechos que constituyen delitos que no pueden ni deben ser tolerados", insiste.

Para el ex ministro de Justicia, "se trata de un vergonzoso hecho público".

-¿Cómo es posible que nadie supiera nada?

-No se puede culpar a la gente sin pruebas. Ahora la Justicia hará su trabajo.

En cuanto a sus eventuales objetivos políticos futuros, Aníbal Fernández desecha la posibilidad en forma contundente. "¡Noooo! Eso para mí se terminó. Mis objetivos eran: presidente o gobernador. Naturalmente seguiré militando. Pero ahora estoy consagrándome full time a mi estudio. Eso -concluye- es lo que me permite pagarme estos viajes.

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.