En Madrid creen que hay otros represores en el exterior

Para una entidad de derechos humanos habría militares demorados en Europa.
Silvia Pisani
(0)
28 de agosto de 2000  

MADRID.- Militantes en entidades defensoras de los derechos humanos tuvieron ayer en esta ciudad un domingo agitado luego de que una versión indicó la posibilidad de que otros oficiales argentinos acusados de represión estuvieran demorados en ciudades europeas.

"En las últimas horas hemos recibido noticias de todo tipo", confió a La Nación el abogado Manuel Olle, de la Asociación Argentina Pro Derechos Humanos, la entidad que pidió al juez Baltasar Garzón la extradición del capitán de corbeta (R) Ricardo Miguel Cavallo, detenido el jueves último en México.

Olle dio cuenta así de una información atribuida a fuentes militares argentinas según la cual otros oficiales habían sido demorados por averiguación de antecedentes.

"No pudimos confirmar nada, pero nos hemos movilizado ante la posibilidad de que sea cierto. Sabemos que si algo así ocurre con alguno de los militares beneficiados con las leyes de obediencia debida y punto final, automáticamente quedarían expuestos a un pedido de Garzón", añadió Olle.

Al igual que otros militantes de la entidad, el abogado pasó el día preparando documentación para llevar hoy a la Audiencia Nacional, en espera de que Garzón retome su despacho y avance en la formulación del pedido de extradición del marino argentino a las autoridades mexicanas.

Cavallo, a quien se acusa de genocidio, tortura y secuestro cometido durante su destino en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), fue detenido el jueves último en Cancún, cuando intentaba tomar un avión para regresar a la Argentina, donde no hay ninguna causa judicial en su contra por violación a los derechos humanos.

El marino se convirtió en el segundo oficial argentino detenido fuera de la frontera del país por casos de delitos aberrantes, luego de que el 7 de este mes el mayor (R) Jorge Olivera fue detenido en Roma. En su caso, tiene pendiente un pedido de extradición formulado por el juez francés Roger Leloir.

Por lo que se sabe, Leloir se sumó también al pedido de extradición de Cavallo. Pero, según indicó el abogado Olle, "Garzón tendrá preferencia en este caso puesto que su solicitud llegó primero que la del francés y tiene el expediente del caso".

Según Olle, Garzón tiene "suficientes elementos" como para que se haga necesaria la comparecencia de nuevos testimonios interesados en argumentar en el pedido de extradición. "Sabemos que han aparecido testigos que hasta ahora no declararon y les gustaría hacerlo. Pero no creemos que sea necesario", dijo.

En ese punto, Olle indicó que en las últimas horas en las oficinas de la entidad se recibió "todo tipo de denuncias" y que también habían recibido la versión de que podría haber más oficiales demorados.

"De todos modos, si eso no se produce hoy, es sólo cuestión de tiempo. Los mecanismos están demostrando que por fin la justicia universal es una realidad que se está moviendo para este tipo de delitos contra la humanidad", dijo Olle.

El abogado pronosticó para el caso de Cavallo un final muy distinto al del ex presidente chileno Augusto Pinochet, sobre quien se expresaron reservas por motivos de salud para que prosperara un pedido de extradición elevado por Garzón.

"A Cavallo lo veremos bajar de un avión en el aeropuerto de Barajas. México está dispuesto a colaborar. Lo demás es sólo cuestión de tiempo", dijo Olle.

Tras un mes de vacaciones, Garzón retomará hoy su despacho en la Audiencia Nacional, donde se abocará a fundamentar un auto de procesamiento contra el marino.

Durante su ausencia fue reemplazado por el juez Guillermo Ruiz Polanco, cuya firma es la que figura al pie del pedido internacional de captura contra el oficial retirado.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.