En medio de la polémica por la importación de alimentos, Cristina partió hacia España