En otra jornada agobiante, los cortes se multiplicaron y crece la bronca