En pleno escándalo, la Justicia avanza contra el espía Stiuso

La Unidad de Información Financiera lo denunció por presuntas operaciones de lavado; a la vez, el Gobierno lo volvió a vincular al caso Nisman; “No es ajeno”, dijo Aníbal Fernández
Paz Rodríguez Niell
(0)
24 de febrero de 2015  

Dos reportes de operaciones sospechosas (ROS) contra Antonio Stiuso y otros agentes de la Secretaría de Inteligencia (SI), reunidos por la Unidad de Información Financiera (UIF), que depende del Ministerio de Justicia, se sumaron a la causa que investiga al ex espía por enriquecimiento ilícito y lavado de dinero.

A última hora del viernes, los reportes fueron entregados a la Justicia por la fiscalía antilavado, de Carlos Gonella, uno de los fiscales más cercanos a la procuradora Alejandra Gils Carbó. Gonella los había recibido de la UIF, que dirige el funcionario kirchnerista José Sbatella, y los presentó en la causa abierta contra Stiuso en el juzgado federal de Sebastián Casanello.

El contenido de los ROS no fue dado a conocer, pero según fuentes de la fiscalía de Gonella fueron realizados "recientemente" por "bancos y otras empresas" que están obligadas a reportar operaciones sospechosas de lavado.

Desde la muerte de Alberto Nisman, Stiuso, un poderoso agente de inteligencia que trabajó más de diez años para el kirchnerismo, se convirtió en destinatario de las más duras acusaciones del Poder Ejecutivo. Ayer, el secretario general de la Presidencia, Aníbal Fernández, volvió a decir que Stiuso fue el autor en las sombras de la denuncia de Nisman contra Cristina Kirchner.

"No tengo dudas de que [Stiuso] no está ajeno a lo que está sucediendo. Creo que todo esto de la denuncia y demás yerbas fue un manotazo de ahogado", afirmó. Fernández dijo estar "absolutamente" seguro de que la denuncia contra Cristina Kirchner por encubrimiento fue "un vuelto" de Stiuso, a quien el Gobierno jubiló el mes pasado.

En el entorno del ex espía sostienen que la "animosidad" es inversa. "El señor Stiuso tiene presentadas todas sus declaraciones juradas y no tiene nada escondido en su patrimonio, que no es desproporcionado para un ciudadano que tiene una actividad lícita. No sabemos a dónde estarán apuntando porque no conocemos la denuncia, pero notamos que hay una cierta animosidad por parte de los órganos del Estado. Nunca estuvo nada objetado y justo ahora aparecen estas denuncias", dijo una fuente cercana a Stiuso. Informó además que después de declarar como testigo en la causa por la muerte de Nisman, el ex espía se fue del país.

En la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), nombre oficial de la fiscalía de Gonella, sostienen que no hicieron más que cumplir con lo que exigen las normas, que es hacer llegar los ROS que estén vinculados a la causa penal que se haya iniciado, "para evitar generar un nuevo caso sobre los mismos hechos".

Enriquecimiento

El caso contra Stiuso fue promovido por el legislador Gustavo Vera, de Fundación La Alameda. Alcanza además a otros supuestos espías, todos acusados de los delitos de enriquecimiento ilícito, tráfico de influencias, lavado de dinero e incompatibilidad de sus deberes como funcionarios públicos.

Por sorteo, la denuncia de Vera les tocó al juez Casanello y al fiscal Ramiro González, que debe decidir ahora si promueve la investigación. Antes, como medida previa a resolver si requiere, González pidió que se consultara a la Secretaría de Inteligencia qué información tiene carácter de secreta. Quiere averiguar, entre otras cosas, si alguna de las empresas denunciadas fue utilizada por la SI en el marco de operaciones legales pero reservadas.

Cuando Gonella presentó los nuevos documentos de la UIF, Casanello entendió que no podía determinarse aún si versaban sobre los mismos hechos que la denuncia de Vera y los envió a sorteo como una nueva denuncia, pero otra vez salió sorteado su juzgado. González, también en este caso, deberá decidir si impulsa la investigación. Si resulta que sí, después se resolverá si todo debe investigarse en conjunto.

En cuanto a la causa por la muerte de Nisman, la declaración de Stiuso como testigo arrastró al caso a otro ex director de la SI, Alberto Massino. Según Stiuso, él utilizaba un teléfono de su flota al que el fiscal llamó poco antes de morir. Massino está de vacaciones, vuelve "a fin de mes", informaron fuentes de la Procuración. La idea de la fiscal Viviana Fein es tomarle declaración tan pronto esté de regreso.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.