En Rosario, el campo apuesta al simbolismo patrio