En Uruguay extienden el uso de tarjetas

En una rápida respuesta a las medidas del gobierno argentino, aceptarán las de crédito y las de débito Funcionarios uruguayos trabajaban anoche con empresarios en la elaboración de un plan que capte más argentinos Incluyen en ese pago el combustible, los alimentos, los amarres y souvenirs
(0)
4 de diciembre de 2001  

MONTEVIDEO.- El gobierno local y los operadores privados ligados al turismo se abocaron a facilitar a los argentinos el pago con tarjeta de crédito de todos los servicios locales, incluso los gastos chicos, para evitar que las medidas del gobierno de Fernando de la Rúa sobre restricción al manejo de dinero en efectivo deriven en un fracaso de la temporada de verano 2002.

Los nuevos acuerdos con las empresas emisoras de tarjetas determinan que los argentinos puedan abonar mediante la utilización de los plásticos financieros no sólo lo referido a pasajes y hoteles, sino también a los alquileres de todo tipo de inmuebles, combustibles, alimentos, bebidas, ropa y de asuntos de montos menores, como los peajes, amarres en el Puerto, souvenirs, artesanías y otros rubros.

El pago de alquileres con tarjeta no tendrá recargo y, además, se ofrecerá un mecanismo de pago en hasta doce cuotas (aunque en ese caso sí se aplica una tasa de interés).

Gestiones para el débito

Incluso el presidente de la Asociación de Inmobiliarias de Punta de Este (Adipe), Alberto Prandi, reveló a LA NACION que anoche se realizaban contactos con Visa Electrón para que también los turistas argentinos puedan hacer sus pagos en Uruguay con el sistema de débito automático. Eso comprendería sólo a comercios grandes, según se informó.

Operadores de otros balnearios, de Rocha (la costa oceánica de La Paloma, Cabo Polonio) y Canelones (costa de oro, más próximo a Montevideo), realizaban gestiones ayer para sumarse a los convenios de pagos con tarjeta.

Varias inmobiliarias habían logrado firmar reservas de alquileres y ahora están llamando a propietarios e inquilinos para cambiar las condiciones con vistas a mantener las operaciones comerciales y adecuarse al régimen de movimiento de dinero dispuesto por la Argentina.

Pasado el shock del sábado último, cuando por la mañana se conocieron las medidas adoptadas por el gobierno argentino, lo que complicaba el ingreso de turistas en ese país, el gobierno local y los empresarios se reunieron para analizar la forma de neutralizar el previsible impacto negativo.

Una vez logrados los primeros convenios, las autoridades expresaron que si bien la nueva situación complica el resultado de la temporada, por otra parte deja a Uruguay en ventaja frente a Brasil, que tiene problemas de rigidez para adecuarse a esta realidad.

El ministro de Turismo, Alfonso Varela, expresó que las medidas estaban dentro de los "obstáculos que se podían prever" y que, por eso, se había insistido tanto a los operadores privados exhortándolos a una política ajustada de precios.

"Ahora tenemos que sortear el problema; igual pensamos que la temporada va a ser realmente buena", dijo Varela durante una conferencia de prensa a la que convocó ayer por la tarde.

Respuesta rápida

Dijo que esto llevó a la "instrumentación de una campaña" fuerte e inmediata que "altera" el ritmo de "promoción en la Argentina", pero que apunta a explicar a los turistas que no tendrán problemas si vienen a Uruguay para pagar sus cuentas.

"Son mensajes dirigidos a informar a nuestros clientes -los turistas- sobre las facilidades para el uso de tarjeta de crédito", añadió.

El operador inmobiliario Prandi dijo que, en realidad, se tratará de demostrar a los argentinos que "veranear en Uruguay" es como estar en su país, que no importa si no tienen dinero en efectivo.

El ministro de Turismo sostuvo que, en segundo lugar, se "realizaron gestiones ante Antel (la empresa telefónica estatal) para que se baje "el costo de las comunicaciones de los comerciantes y las tarjetas emisoras para que sean similares a una llamada local". Con eso se busca facilitar la operativa de este sector.

Como tercer punto destacó las negociaciones que se hicieron "con las compañías de tarjetas de crédito para facilitar la adhesión de nuevos comercios al sistema" y para que éstos cuenten rápidamente "con facilidades para el equipamiento necesario" para operar con ese mecanismo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.