En Uruguay hay sorpresa y malestar