Un mes después, encontraron sangre y pelos en el departamento de Nisman