Entre elogios mutuos, Daniel Scioli y Marcelo Tinelli recordaron viejos tiempos