Opinión. Entre la ley y el cambalache