Ercolini, el juez de la segunda oportunidad