El escándalo por la venta ilegal de armas. Erman González reconoce que su cargo está atado a la Justicia