Ernesto Sanz consideró que la provincia de Buenos Aires es "inviable e ingobernable" y propuso partirla en tres