Ernesto Sanz: "No soy sectario; hoy no tengo muchas ganas de poner límites"

El precandidato a presidente de UNEN defiende la importancia de coincidir "en las ideas", pero no le cierra la puerta a Macri ni a Massa; admite que necesita hacerse más conocido y postula la lucha contra la inflación, la corrupción y el clientelismo como ejes de su plan
Lucrecia Bullrich
(0)
5 de octubre de 2014  

Primero fue un no rotundo. Después, un "no todavía". Ahora, Ernesto Sanz admite que para terciar en la lucha por el poder en 2015 tanto él como el Frente Amplio-UNEN necesitan pensar con apertura. "No tengo muchas ganas de poner límites hoy", admitió, en una entrevista con LA NACION, ante la pregunta por eventuales acuerdos con Mauricio Macri y Sergio Massa. "Mis únicos límites son el programa, las ideas y las propuestas", añadió para matizar. Ya lanzado a la carrera presidencial, habló de los ejes de su programa de gobierno, con el que hoy quiere (y asegura, puede) ilusionarse: combatir la inflación y terminar con la corrupción y el clientelismo.

-¿Cuál es su balance del acto del viernes?

-Fue el lanzamiento de un candidato a presidente. No se me escapa que soy precandidato, pero quería arrancar dejando claro que quiero competir por la Presidencia.

-La nueva mayoría de la que habló ¿incluye a Macri y a Massa?

-Hoy el sistema político está dividido en cuartos y según cuál sea el volumen y éxito de cada uno, puede haber reacomodamientos. Dentro del mundo no peronista, la fuerza que lidere puede que discipline a la otra. Ésa es mi visión personal. Si UNEN es capaz de liderar, de tener una visibilidad que hoy todavía nos falta, podemos construir la nueva mayoría del mundo no peronista. Tengo que tener la cabeza abierta, pero siempre desde el liderazgo de UNEN.

-Entonces incluiría a Macri, pero no a Massa.

-No tengo muchas ganas de poner límites hoy. No soy sectario. No tengo límites. Mis únicos límites son el programa, las ideas y las propuestas.

-¿Con quién estaría más cómodo?

-No es una cuestión de comodidad, sino de cuáles son las propuestas.

-¿Cuál es el desafío principal en esta etapa de la campaña?

-Entre continuidad y cambio la sociedad ya eligió por el cambio. Ahora se trata de quién puede liderar ese cambio. El desafío es que la gente vea en mí a un tipo en condiciones de darle gobernabilidad y certeza a la Argentina. Es un problema de comunicación. Tengo que llegar a la sociedad a través de las redes sociales, el contacto físico y la propaganda.

-¿Qué lo diferencia de Macri y Massa?

-Venimos de pertenencias políticas y culturales distintas. Yo respondo al patrón del radicalismo republicano y democrático.

-¿Y respecto del proyecto de país?

-Sueño con un país que pueda resolver problemas y aprovechar oportunidades. Para eso hace falta un gobierno abierto y con mucho coraje para romper barreras culturales, sin ataduras ni compromisos. Me siento liberado de compromisos con el mundo empresario y económico.

-¿Por qué cree que lo identifican como «el candidato del establishment»?

-Hace mucho que no escucho eso. Lo decían en 2011, porque no estaban ni Macri ni Massa y yo aparecía como el candidato más proclive a entender al mundo empresario. Hoy nadie del establishment me apoya. Están todos vinculados a Macri o a Massa.

-¿Cómo piensa vencer la idea de que la UCR y el ejercicio del poder no se llevan bien?

-Formo parte de una generación que no tiene por qué hacerse cargo de esa historia. Al contrario, mi generación mostró ejercer bien el poder. Ahora necesita la oportunidad de tomarse revancha a nivel nacional.

-¿Y cómo se convence a la sociedad de que merecen esa chance?

-Hacen falta tiempo, sacrificio, comunicación y volumen territorial.

-¿Qué piensa cuando escucha que «Sanz va a terminar renunciando a la candidatura»?

-El acto fue, justamente, una ratificación de que no pienso hacerlo. Nadie hoy con dos dedos de frente puede pensar que no voy a seguir adelante.

-¿Cuál va a ser su postura si Cobos gana la interna de UNEN?

-La misma que con cualquier otro del frente: sumarme a su campaña.

-¿No es un error sostener cinco candidatos a presidente?

-Para nada. La fortaleza del frente es cómo administra su diversidad.

-¿Aun ante candidatos instalados como Scioli, Macri y Massa?

-Por supuesto. Cuando las encuestas se hacen preguntando individualmente ellos sacan ventaja. Pero cuando se hacen por coalición, nosotros estamos disputando el ballottage.

-¿Cuál es su balance de los primeros cinco meses del FAU?

-En algunos casos nos ha ido bien y en otros retrocedimos, como cuando aparecieron diferencias entre nosotros. Eso se resuelve en cuanto tengamos un programa común, en el que ya estamos trabajando.

-¿En qué se equivocaron?

-En no haber tenido mayor institucionalidad ni una única usina de comunicación y propaganda.

-¿Cuáles serían sus primeras medidas si fuera presidente?

-Hay tres cambios fundamentales: uno económico, uno social y uno moral. El económico tiene que ver con el combate urgente de la inflación, con equilibrar el gasto productivo y con poner en marcha un aparato productivo que hoy está dormido. Todo eso se logra con liderazgo político.

-¿Cómo frenaría la escalada del dólar y la caída de reservas?

-Con un programa integral de medidas que generen un shock que mezcle confianza y reglas de juego estables. Hay que derogar la ley de abastecimiento y revisar las retenciones, dejando las de la soja, pero eliminando las de las economías regionales.

-¿Y el cambio social?

-Hay que terminar con la dependencia de los sectores más vulnerables de los programas del Estado sin que al final del camino existan empleo digno y educación de calidad. Quiero reemplazar la cultura del clientelismo por la del trabajo y la de la anomia por la del respeto a la ley.

-¿Y el cambio moral?

-Hay que ser muy contundente con la corrupción. Por eso planteo lo de la Conadep de la corrupción.

-¿Quién será su candidato a vice?

-Lo voy a elegir en los primeros meses del año que viene.

-¿Cómo financia su campaña?

-El acontecimiento más costoso hasta acá fue el acto en el Luna Park. Mis amigos del interior me ayudaron solidariamente con la movilidad, que era lo más caro.

-¿Cuánto costó el acto?

-Unos 400.000 pesos.

-¿Y el resto?

-Para vía pública conseguí donaciones y la contraté sólo por 45 días.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.