"Es extraña la política", afirma en su renuncia

El texto completo de la dimisión
(0)
21 de octubre de 2000  

"Estimado Presidente: ante todo quiero agradecerle la confianza que ha depositado en mi persona al nombrarme Secretario de Inteligencia del Estado y su apoyo incondicional a cada una de las decisiones que me tocó tomar en estos diez meses al servicio de su gobierno.

"Circunstancias que no hemos buscado ni imaginado, me llevan a solicitar que se me releve de la responsabilidad de seguir al frente de la SIDE.

"Pienso que las presentes circunstancias, aunque artificiales y espurias, han llegado a entorpecer mi actividad amenazando la eficiencia que siempre me he propuesto alcanzar en ellas. Esto es especialmente grave en momentos como el actual, donde debido a la crisis de Medio Oriente, la Secretaría debe tener una sola preocupación: ayudar a garantizar la seguridad de los habitantes de la Argentina.

"Así como no le he tenido miedo a decir frontalmente lo que pienso, tampoco lo he tenido de ganarme enemigos por hacer lo que debía. Avancé en una reforma estructural sin precedentes en la SIDE y el aumento de la eficacia de la institución y del profesionalismo de sus integrantes, seguramente fue el disparador de enconados rencores y operaciones en contra del cambio. Hemos reducido el gasto total en un 45 por ciento y los estrictamente secretos y confidenciales en un 83 por ciento, mejorando la capacidad operativa del organismo, probando que es posible bajar el gasto público incrementando la eficacia y la calidad de los servicios, mientras hemos exhibido la mayor transparencia que jamás tuvo un organismo de esta naturaleza en la historia de la República.

"Los intereses afectados por la reforma fueron muchos y claros. La SIDE ha dejado de ser utilizada como una herramienta con fines políticos para convertirse en un organismo profesional con objetivos claros. En pos de ese cambio, se realizó una reestructuración que incluyó la desafectación de más de 1000 agentes, muchos de los cuales, trabajaron denodadamente en contra del cambio.

"Además, nuestros objetivos despertaron resistencias desde aquellos sectores interesados en que nada cambie para seguir lucrando: hemos decidido convertir la lucha contra el narcotráfico, el terrorismo, el contrabando, el lavado de dinero y el crimen organizado en el norte de la SIDE. Muchos se verían afectados por el aumento de nuestra eficiencia.

"Por otra parte, he sido víctima de persecuciones ideológicas, sufrí muchas críticas y ataques. Pero estaba convencido de seguir adelante. Vino lo del Senado y mencionaron a la SIDE. Agradezco la oportunidad de presentar las cuentas claras de mi gestión, ajenas a cualquier irregularidad. Desde el principio le planteé mi retiro, pero acaté su disposición de primero informar las cuentas y despejar toda duda. Así lo hice y su decreto levantando el secreto de las cuentas reservadas permitió someterlas al control del juez y de los fiscales.

"Ahora, la Sigen, en una nueva demostración de persecución ideológica, cree descubrir una cuenta que ya le había informado al juez y se inicia otra campaña.

"Es extraña la política. Vine de afuera y no creí que fuese tan difícil "dedicarse a las cosas". Admiro su coraje y le pido que siga su lucha para modificar estas reglas que hacen difícil incorporar jóvenes a tareas tan necesarias.

"Desde luego que estaré siempre a disposición de mi amigo, el ministro de Economía y del gobierno, para ayudar como lo vine haciendo.

"Le agradezco también su continuo aliento a que no renunciara a esta manía mía de llamar a las cosas por su nombre. Finalmente, le agradezco la enorme oportunidad de realizar este cambio fundamental para el buen funcionamiento de las instituciones democráticas del país. Quiero reiterarle que, si bien resigno mi puesto frente a la SIDE, no abandono mis convicciones ni mi compromiso para con usted y con la Nación.

"Lo saludo muy afectuosamente, Fernando J. De Santibañes."

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.