La ofensiva contra los medios independientes. El Gobierno tendrá el control total del mercado de papel para diarios