"Es posible mejorar la sociedad"

Daniel Filmus
(0)
24 de junio de 2007  

Nací en la Paternal hace 52 años. Inicié tempranamente, a los 4 años, la escuela primaria. Terminé 7º grado en la Escuela N° 10, República del Ecuador, e ingresé en la Escuela Técnica Nº 32, en Chacarita. Como tuve que comenzar a trabajar pronto debí continuar mis estudios en un bachillerato a partir de 4º año. Egresé de la escuela secundaria nocturna Revolución de Mayo, de la calle Ecuador, a los 16 años. Trabajaba en aquella época de un hermoso oficio: empalmador telefónico.

En los últimos años del secundario asumí mi primer compromiso con los ideales políticos: trabajé en el centro de estudiantes del colegio en la lucha contra la dictadura militar. De mi padre heredé la convicción de que es posible mejorar la sociedad y con esa concepción ingresé en la carrera de Sociología en 1972. Bajo el gobierno de Videla, di mis últimas materias en 1976. Combiné mis estudios con la actividad en el comercio y el trabajo voluntario como alfabetizador de adultos.

No era fácil en aquel tiempo trabajar de sociólogo, una profesión sospechosa para quienes gobernaban. Así, continué trabando en el comercio y logré ingresar como docente de adultos en la Dinea y posteriormente en la Universidad del Salvador. Por razones de censura no podía dar clases en la UBA. En la época de la dictadura también trabajé en el movimiento de derechos humanos y en el Colegio de Graduados en Sociología, del que llegué a ser presidente durante 4 años.

La recuperación de la democracia me permitió ingresar como profesor en la UBA, desde 1984. Actualmente soy profesor titular por concurso de la materia Sociología. También entonces hice una especialización en educación de adultos en México y gané una beca canadiense para hacer la maestría en la Universidad Federal Fluminense en Brasil.

Fui investigador del Conicet y de la UBA (ambos por concurso), obtuve dos veces el máximo premio de la Academia Nacional de Educación y publiqué más de 10 libros. También dirigí la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) entre 1992 y 2000.

En la función pública he sido director general de Educación y subsecretario de Educación de la ciudad entre 1990 y 1992. También, secretario de Educación de nuestra ciudad entre 2000 y 2003. En mayo de ese año el presidente Kirchner me convocó como ministro de Educación, Ciencia y Tecnología. Como ministro pude proponer y lograr la aprobación de las leyes de educación técnica, de financiamiento educativo, de los 180 días de clase, de educación sexual, de incentivo docente y la ley de educación nacional.

Mi perfil no estaría completo si no mencionara a mi mujer, Marisa, y a mis hijas, Malena y Maite. Sé que su inclusión en este artículo no le agrega mucho al lector respecto de mi trayectoria pública y profesional. Pero a ellas, como a mis padres, les debo mucho de lo que soy y sería una injusticia no mencionarlo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.