España niega presiones al gobierno argentino