Esperan que repunte la compra de autos y casas

Mayores incentivos al gasto de fondos
(0)
5 de diciembre de 2001  

La restricción al retiro de fondos podría terminar impulsando el consumo de bienes durables, como las viviendas y los automóviles.

Al menos eso es lo que esperan en las inmobiliarias y en las concesionarias automotrices, que apuestan a que muchos ahorristas opten por adquirir una casa o un vehículo antes que mantener el dinero inmovilizado en una caja de ahorro o una cuenta corriente en el banco.

Por el momento, solamente se trata de un deseo que se sustenta en un análisis coyuntural y no en datos de la realidad.

Las empresas que comercializan viviendas y automóviles sostienen que el último fin de semana prácticamente no se cerraron operaciones y que la gente prefirió cancelar los proyectos de compra a la espera de comprender los alcances de las medidas económicas.

"Por ahora reina la incertidumbre entre el público. La gente sabe que es preferible tener la plata en ladrillos, antes que inmovilizada en el banco, pero todavía está muy cautelosa", explicó Diego Lázaro, de la inmobiliaria L. J. Ramos.

La opinión es compartida por Marcelo Carrere, de Jones Lang Lasalle, una empresa de origen norteamericano que se especializa en el alquiler y en la venta de inmuebles comerciales.

"Hay un desconcierto total entre la gente. Desde que se anunciaron las medidas, todos está analizando cómo pueden afectar su vida y paralizaron sus proyectos de inversiones", sostuvo el ejecutivo.

Calentando motores

En las concesionarias automotrices también se manifestaron optimistas con la evolución que puede tener su negocios en los próximas semanas, aunque admitieron que todavía es demasiado temprano para tener datos concretos de un repunte en las ventas.

"Tuvimos un fin de semana un poco más quieto de lo normal, pero creo que las últimas medidas pueden ser un factor desencadenante para que se concreten varias operaciones en nuestro rubro", sostuvo Diego González, director de la concesionaria Tito González, que comercializa las marcas Ford y Mazda.

"Incluso ya nos pasó con un par de clientes que cerraron la adquisición de un auto en las últimas horas y nos dijeron que el hecho que los terminó de convencer fue que si no compraban el auto, tenían que dejar la plata inmovilizada en el banco", agregó.

Pesimismo

Una visión más pesimista de la evolución de su negocio es la Hugo Sánchez, de la concesionaria de Renaut Tacural. El ejecutivo sostuvo que la gente todavía está muy asustada y enojada como para decidir si cambia el auto.

"El fin de semana pasada fue malísimo. Cuando se anuncian nuevas medidas siempre hay un plazo en el que se produce un parate porque la gente se mantiene a la expectativa, aunque por lo que veo ahora, hay mucha bronca y no se cuántos están dispuestos a animarse a concretar una inversión importante como la compra de un auto", explicó Sánchez.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.