Elecciones 2019: esta vez, los resultados se conocieron antes por la velocidad del escrutinio

Pérez, Frigerio e Ibarra, al anunciar los resultados, a las 21
Pérez, Frigerio e Ibarra, al anunciar los resultados, a las 21 Crédito: J.M. Costa
Alan Soria Guadalupe
(0)
27 de octubre de 2019  • 21:58

Sin inconvenientes en la difusión de los datos como ocurrió en las PASO, el Gobierno aseguró que la velocidad del escrutinio fue "histórica" y que superó las expectativas. A las 21, horario en el que se podían difundir los primeros resultados de la elección presidencial, ya estaba contabilizado más del 65% de los votos a nivel nacional. Hace cuatro años, a la misma hora, el porcentaje era de 8%.

A las 21.30, en tanto, el conteo ya estaba por encima del 80% de las mesas en todo el país. En la semana previa a la elección, el macrismo tenía la expectativa de superar el 25% de los votos escrutados a las 21, pero fuera de micrófono aseguraban que, si no había problemas que pudieran demorar el proceso, a esa hora se podía llegar a tener contabilizado alrededor del 50% de los sufragios. La velocidad superó las previsiones.

"Hubo un avance extraordinario en la velocidad del escrutinio provisorio", dijo el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. Minutos antes de las 21, el funcionario brindó una breve conferencia junto al secretario de Asuntos Políticos e Institucionales, Adrián Pérez, en la que remarcó que la participación superó el 80% del padrón y que los comicios transcurrieron "mayormente en tranquilidad y paz", pese a las irregularidades que denunciaron algunos espacios. "Los deberá analizar la justicia electoral", adelantó.

Hubo un avance extraordinario en la velocidad del escrutinio provisorio
Rogelio Frigerio (Ministro del Interior)

Frigerio también subrayó que la velocidad del escrutinio contempló la "restricción adicional" que impuso la Justicia a poco de comenzar la elección. Apenas unas horas antes del inicio de los comicios, la jueza federal con competencia electoral María Servini determinó, al igual que antes de las PASO, que recién se podían difundir los resultados una vez que se contara el 10% de los votos de los cuatro distritos más importantes del país: la provincia de Buenos Aires, la Ciudad, Santa Fe y Córdoba.

El escrutinio fue más rápido de lo previsto también en esos distritos. A las 21.30, ya estaba contabilizado el 97% de los votos en Córdoba, el 90% en la Ciudad de Buenos Aires, el 90% en Santa Fe y el 72% en la provincia de Buenos Aires, el mayor distrito del país.

Quedaron para el final del conteo nacional aquellos votos provenientes de escuelas ubicadas en zonas de difícil acceso y que no contaban con la calidad de conexión necesaria para utilizar el sistema de transmisión digital de telegramas provisto por Smartmatic, la empresa venezolana a cargo del conteo. Se trata de unos 4000 establecimientos de votación entre los 15.000 habilitados.

El Gobierno tenía previsto que la Justicia pudiera emitir la misma orden que en agosto, por lo que Interior realizó ajustes en el sistema de difusión de los números para que se publiquen los datos automáticamente una vez superada esa barrera y evitar más demoras. "En las PASO no llegamos a hacerlo porque [la jueza] lo pidió el mismo domingo y requirió de un operador que lo hiciera manualmente", explicaron.

Pese a las garantías que buscó brindar el oficialismo respecto de la transparencia del escrutinio, el peronismo se mantuvo firme en el rechazo a la incorporación de la empresa de origen venezolano Smartmatic para encargarse de la provisión de los software de escrutinio y de transmisión de telegramas. Por ello, el Frente de Todos implementó un software propio en el que se cargaron los telegramas con el objetivo de tener, en palabras de Santiago Cafiero, "un sistema bien confiable y sin ningún tipo de especulación". En agosto, el kirchnerismo protagonizó fuertes cruces con el Gobierno por la caída del sistema que mostraba los resultados en la sala de fiscales del Correo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.