"Estamos ante una revolución social"

Terragno habló de nuevos liderazgos
(0)
28 de enero de 2002  

"Esto no es una tormenta de verano; esto es una revolución social", fue la frase que usó ayer el senador Rodolfo Terragno (Alianza 2001-Capital) para definir la situación que atraviesa la Argentina, después del cacerolazo nacional que se realizó el viernes último. Aunque descartó que la crisis pueda desembocar en un golpe de Estado, reconoció que por el momento "no hay un desenlace previsible".

El ex jefe de Gabinete del gobierno de Fernando de la Rúa cuestionó, además, en declaraciones a la agencia DyN la forma "amateur" en que se salió de la convertibilidad y aseguró que eso complicó los primeros días de la administración del presidente Eduardo Duhalde.

"Toda revolución comienza de la misma manera. La gente reacciona ante lo que cree un orden injusto y, al principio, esa reacción es tumultuosa, inorgánica, no tiene a menudo ni siquiera liderazgo. Para desactivar una situación de esta naturaleza hay que actuar rápido", insistió el ex integrante del gabinete de De la Rúa.

Terragno dijo, además, que "la gente está cansada de más de lo mismo" y resaltó que los ciudadanos "no quieren ni un régimen bipartidario ni un golpe militar".

"Nueva legitimidad"

Ante la desconfianza del electorado, el senador radical advirtió que el llamado a elecciones anticipadas "no crearía una nueva legitimidad". "Cuando se consulta a la gente, se advierte que la mayoría no iría a votar si mañana hubiera comicios; de los que sí irían, la mayoría colocaría un voto bronca en las urnas y los votos positivos estarían atomizados", explicó Terragno.

Pese a que insistió que es "muy difícil, en medio de una revolución social, prever cómo se canalizarán las expectativas de la gente", dijo que si Duhalde logra administrar la problemática económica y concluir su mandato, "habrá nuevos liderazgos".

Terragno también describió, según su opinión, dos pasos en falso que asumió el gobierno de Duhalde: la promesa de que los depósitos se iban a devolver en la moneda en la que se habían hecho y la adopción de un sistema cambiario que dependa de un decreto del Poder Ejecutivo.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?