Tras la descompensación. "Estoy muy bien, gracias a Dios"